Las asociaciones de charros han tomado medidas restrictivas ante la actual pandemia de Coronavirus
Las asociaciones de charros han tomado medidas restrictivas ante la actual pandemia de Coronavirus


La pandemia global de Coronavirus Humano (COVID-19) ha afectado también los eventos del deporte nacional mexicano: las últimas 24 horas, las organizaciones de eventos en diversas partes de la República han informado la suspensión o cancelación de sus certámenes.

Entre otros, la Asociación Nacional de Charros ha suspendido las actividades de su Aniversario entre 27 y 29 de marzo, en la Ciudad de México; Rancho El Pitayo de Querétaro ha informado también que se pospone su 2/o Campeonato Internacional de Escaramuzas 2020, programado para iniciar el día 20 de marzo.

Por su parte, Hacienda de Guadalupe suspendió su Guadalupano VIP 2020, que se realizaría 27 al 29 del corriente mes en Cadereyta Jiménez (Nuevo León), y el 4/o Campeonato Millonario de Rancho San José, con sede en Lagos de Moreno (Jalisco).

De igual manera han sido suspendidos el Torneo Nacional de la Feria de las Fresas en Irapuato (Guanajuato), agendado del 20 al 22 de marzo, mismas fechas que se verificaría el 1/o Torneo «San José», a verificarse en el lienzo Granja La María en San Francisco Teotimehuacán (Puebla); la 6/o Copa Charra «Berries Paradise», que se celebraría del 27 al 29 del corriente en el lienzo «Nito Aceves» de Tlajomulco (Jalisco); así como el gran festejo en La Colonial de Jerez (Zacatecas), anunciado para el 13 de abril.

Por el contrario, el 4/o Torneo Charro «Don Lupe Vive», que se realizará esta semana en el lienzo «Ignacio León Ornelas» de Irapuato (Guanajuato) sigue en pie para llevarse a cabo en tiempo y forma.

A las 23:00 horas del lunes se informó que también el 4/o Torneo «Don Lupe Vive» suspendería sus actividades en Irapuato.

En el caso de los eventos oficiales, por lo menos la Unión de Asociaciones de la Ciudad de México informó la suspensión del Campeonato Estatal, que recién inició el domingo anterior en Rancho Grande de La Villa, por una reunión extraordinaria, encabezada por su presidente, Fernando Pascual Islas, indicando que se reanudará hasta nuevo aviso, pero respetando el programa de competencias hasta el momento difundido.

› Actualización: al momento de redactar esta columna, la Federación Mexicana de Charrería ha desplegado un comunicado, por el cual, solicita a las asociaciones de México y Estados Unidos «reagendar» los eventos oficiales programados para las próximas fechas, así como la Junta Ordinaria Mensual correspondiente a marzo, que por tanto no se llevará a cabo el último miércoles del actual mes.

Coronavirus

Esta nueva pandemia, derivada de la cepa COVID-19 del Coronavirus Humano, tiene cifras dantescas a nivel mundial: 7,081 fallecidos, 179,165 infectados y 78,000 «curados», la mayoría de estos últimos (67,017 hasta el 15 de marzo) en China (según datos oficiales de esta nación).

En México, conforme los datos de la Secretaría de Salud, se tienen hasta el momento 82 casos confirmados por COVID-19, y 171 sospechosos, así como cuatro pacientes «curados», lo que parecieran números menores dada la población de nuestro país (la Organización Mundial de la Salud indica que los pacientes curados aún pueden ser contagiosos al menos durante las dos siguientes semanas).

Sin embargo, es necesario recordar que las medidas implementadas desde el gobierno federal, así como los gobiernos estatales y locales, buscan mitigar el riesgo de contagio de la enfermedad, dado que la mayor parte de los casos fueron importados ya sea de Asia como de Europa.

Debemos tomar en cuenta que esperar a que ascienda el número de casos confirmados para poder tomar cartas en el asunto es una política que no dio resultados en Europa: basten los ejemplos de Italia y, en especial, España, países que tardaron en reaccionar ante los primeros positivos, teniendo que cerrar todos los servicios no imprescindibles en un intento de controlar los contagios, si bien después de sufrir 1,809 y 342 fallecimientos, respectivamente.

 

Responsabilidad social

Considerando todo lo anterior, las decisiones de las diversas asociaciones de suspender o posponer sus eventos charros me parecen atinadas dado el delicado momento que atraviesa no solamente la nación sino el mundo entero.

La Charrería, como deporte nacional mexicano, no puede ser ajeno a la coyuntura de la nación y antes, al contrario, tiene una importantísima responsabilidad social, no solamente ante sus miembros y sus familias, sino para con toda la población, de manera que es vital predicar con el ejemplo.

A pesar de que cierto sector (minoritario) mantiene la creencia de que, con solo 80 casos en México, no es necesaria la interrupción de actividades (escolares, laborales y de eventos masivos, o bien cerrar las fronteras, medida que han implementado naciones con menor número de positivos), el factor de riesgo está latente, y según informaciones oficiales se asume que el segundo escenario (dispersión comunitaria, donde los contagios rebasarían el núcleo familiar y se estiman cientos de casos positivos en brotes locales) pueda alcanzarse en el término de dos semanas.

Debido a ello, elevamos el llamado a toda la familia charra a extremar precauciones (sin caer en la histeria, ni tampoco en compras de pánico); implementar las medidas de higiene necesarias para evitar contagios, seguir las indicaciones de las autoridades del sector Salud y mantenerse informados sobre la actualidad de la pandemia.

A título personal les invito a no desinformar a su círculo cercano, sino compartir datos verídicos que permitan un eficaz combate a la propagación del virus, y apoyemos como población con la finalidad de que en nuestro país no llegue al grado de implementar el estado de alarma, algo que otras naciones viven en este momento.