Doce de los veinte equipos participantes en la primera ronda rebasaron la «Excelencia»
Doce de los veinte equipos participantes en la primera ronda rebasaron la «Excelencia»

La nueva edición del Circuito Centro-Bajío tuvo sus primeras actividades deportivas el pasado fin de semana en el lienzo de Rancho San Agustín de Querétaro, y rindió los frutos del novedoso formato de calificación impuesto para este año.

De los 20 equipos que vieron actividad de jueves a domingo en el feudo de los Bravos de Azuela, fueron 18 aquellos que rebasaron la línea de la excelencia, los 300 puntos, y siete de ellos fueron aquellos beneficiados con adicionales por medio del Hándicap. Otros siete terminaron debajo de 300 tantos y solo uno acariciando las dos centenas.

Si bien se refrendó el dominio de los Tres Regalos de Quintana Roo, quienes ganaron la etapa con 365 puntos, los queretanos Charros de Ojo de Agua dieron mucho de qué hablar ya que terminaron muy cerca, con 363 buenos, siendo uno de los escuadrones que recibieron bonificación de Hándicap de 15 tantos.

Aún así, los sitios tres a seis los ocuparon conjuntos de alto nivel: en la tercera posición aparecieron Charros de Tlalixtac de Oaxaca con 338 unidades; en cuarto y quinto Hacienda Tamariz de Puebla y los Charros de Huichapan de Hidalgo, empatados con 326, dos puntos más que Villa Oro, que cerró sexto. Ninguno de estos escuadrones tiene adicionales de Hándicap.

Baste señalar las buenas actuaciones de equipos debutantes en este circuito: Regionales de Nopala «B» de Hidalgo fueron séptimos con 317; detrás, los Regionales de San José Iturbide, Guanajuato, con 312; Ganaderos de Querétaro anotaron 308, por 304 de Rancho El Suspiro de San Miguel de Allende, 297 de Villa del Carbón «Azul» del Estado de México, y el otro novel, Joya de Guadalupe de Zimapán, escuadra con menos de medio año de vida, registró 227 puntos.

Estos buenos números, y que pueden refrendarse con el gran nivel demostrado en los Individuales por Faena, permiten que los escuadrones de menor nivel deportivo puedan competir de forma razonable con aquellos de altos vuelos, considerando que este año se promediarán las actuaciones en las tres primeras fases eliminatorias, y los cinco más altos clasificarán directamente a semifinales.

Los restantes escuadrones disputarán siete boletos en una cuarta ronda, que básicamente será un Repechaje, dado que esta será a una sola vuelta y partiendo de cero.

Por lo anterior, la lucha de la veintena de equipos por asegurar un sitio en semifinales desde la tercera ronda será feroz, y las emociones para los aficionados está garantizada para las fases que tendrán lugar en Aculco (26-29 de marzo) y Arroyo Negro (23-26 de abril).