Etiquetas

La capital potosina se viste de gala en su feria patronal

La capital potosina se viste de gala en su feria patronal


SAN LUIS POTOSÍ | Profr. José del Carmen Morales Leija

Amigos, buenos días, los saludos y mejores deseos desde la Perla del Altiplano Potosino, la “Ciudad de las Camelias”, Matehuala, S.L.P., este fin de semana el botín apuntó hacia la capital tunera y hacia allá me encaminé tratando de cumplir un sueño que había tenido desde hace más de 50 años, estar como locutor en una charreada en la catedral de la charrería potosina: el “Rancho del Charro”, un torneo en honor del gran charro potosino, don Eustorgio Flores Díaz, miembro del Salón de la Fama.

BREVE SEMBLANZA DE DON EUSTORGIO FLORES DIAZ.

Antes de hacer la descripción del Torneo mencionado, quiero dar a conocer algunos datos del homenajeado, este gran charro vio la primera luz en la comunidad de Peregrina de Arriba, municipio de Santa María del Río, San Luis Potosí, un 11 de Abril de 1911; sus padres fueron Aurelio Flores Hernández y Sixta Díaz. Fue el mayor de cinco hermanos.

Se casó con Conrada Juárez Castillo y procrearon 13 hijos: Eduardo, José, Nicolás, Alfonso, Joel, Jesús, Virginia, Juan (QEPD), Rogelio, Eustorgio, Angélica, Geraldina y Javier. Al morir – en 1997- contaba además con 40 nietos y 26 bisnietos.

Junto con Mardonio Segura, se iniciaron en el arte del floreo de la reata a los 9 años de edad, al coincidir en sus faenas campiranas; en ese entonces no existían Asociaciones de Charros.

En 1928 ingresó a la Asociación Potosina de Charros, principalmente por la habilidad y destreza que ya tenía en el floreo de la soga, especializándose en la realización de la faena de manganas, la cual fue su favorita, su floreo era excelente, luciéndolo con arte y cadencia en las charreadas donde se presentaba.

Don Eustorgio Flores Díaz, fue uno de los iniciadores de la construcción del Rancho del Charro de la capital potosina, en el año de 1937, al lado del mayor José García Zamora y el coronel Carrera entre otros. Participó en el equipo de la Potosina, que fue campeón nacional en 1957, en la ciudad de Monterrey, N. L.

En sus años mozos, fue invitado por el ingeniero Gustavo Pedrero, de León, Gto., a dar asesoría en el floreo a sus hijos. En San Luis Potosí, fue instructor de Lázaro Carrera, Cruz Sánchez y Toño Posadas, por citar a algunos nombres.

Destaca en su trayectoria, lo realizado en el año de 1942, en la ciudad de León, Gto., donde logró cuajar 22 manganas seguidas sin fallar. Le gustaba también tirar manganas con los ojos vendados, tenía una persona que le indicaba el momento en que venía la yegua y le decía “tira”.

Actuó para personalidades como: El General Lázaro Cárdenas del Rio, el General Saturnino Cedillo, el Lic. Miguel Alemán Valdez, el General Plutarco Elías Calles, el General Ildefonso Turrubiantes, y en sus tiempos postreros, para el Prof. y Lic. Carlos Jonguitud Barrios, Gobernador del Estado y líder magisterial del SNTE y el Ing. Gonzalo Martínez Corbalá, Gobernador interino de San Luis Potosí.

Durante sus últimos años, fue miembro de la Asociación de Charros Regionales de Tierra Nueva, S. L. P.,fue objeto de innumerables reconocimientos y homenajes durante su trayectoria en la charrería nacional, sobresaliendo los siguientes:

El 16 de Enero de 1983, en el Lienzo Charro de San Luis Potosí, le entregan reconocimiento de la Federación Mexicana de charrería, a cargo del Sr. Salvador Hernández Lucio, Presidente, a iniciativa de la Sra. Julieta Gordoa de Baranda, logrando el equipo de los hijos de don Eustorgio Flores el triunfo, sobre los charros Regionales de la Villa del D. F.

Se entregó además Trofeo de la Cervecería Modelo de México y reconocimiento de la Asociación de Charros de San Luis Potosí a manos del Sr. Jaime Elizondo y Gaby Enríquez, Reina de la Asociación.

El 27 de Agosto de 1993, ingresó Don Eustorgio Flores Díaz, al Salón de la Fama de la Federación Mexicana de la Charrería, de la ciudad de México.

El 9 de Febrero de 1997, fallece Don Eustorgio, en la ciudad de San Luis Potosí, a la hora que dos de sus hijos charreaban en un Torneo en el Rancho Grande de la Villa.

El 17 de Enero de 1999 se le rinde homenaje post mortem en el Rancho del Charro, de San Luis Potosí , a iniciativa del Presidente de la Asociación Potosina de Charros, Juan Manuel Subirana.

El 27 de Diciembre del 2005, se le rinde homenaje post mortem en el Rancho El Jaralito, a iniciativa de las autoridades de Santa María del Rio; contando con la participación de la Asociación de Charros de Polotitlán, Edo de México y del Presidente de la Federación Mexicana de Charrería, Lic. Javier Basurto.

Sería muy largo enumerar todos y cada uno de los homenajes que recibió este personaje de la charrería, aquí solamente anotamos los que consideramos de mayor trascendencia, una disculpa por no haber considerado la totalidad de ellos, por último, mencionaré que una calle lleva su nombre en Santa María del Río, S.L.P.

EQUIPOS PARTICIPANTES

El sábado entraron en acción, los Charros de La Loma, Jerez, Zac., Cañón del Huajuco, N.L., y Asociación Potosina de Charros equipo “Plata” quienes consiguieron las siguientes calificaciones 185, 176 y 193 respectivamente; además de la Escaramuza “Soles del Caballo Bayo”, quienes con su belleza, gracia y valentía, arrancaron carretadas de aplausos al respetable.

El domingo a las 12 del día compitieron los campeones del Estado de Querétaro Rancho “El Pitayo”, que lograron 379, Charros de CRESA, N.L., que consiguieron 250 y Potosina “Verde” con 232 buenos; además de la Escaramuza “Realeza Potosina” que emocionaron al público con sus arriesgadas, rápidas y hermosas evoluciones, habiéndose realizado el homenaje a Don Eustorgio en esta charreada donde se contó con la presencia de Autoridades civiles, charras y la Reina de la FENAPO 2016, Estefanía y sus bellas princesas Karla Madeleine y Armida, además de la mayoría de los hijos del homenajeado.

La última competencia la protagonizaron Insurgente Pedro Moreno de Lagos, Jal. con 193 puntos; Rancho “El Quelite”, campeones potosinos, con 272 y Valle de Señora de León, Gto., para 267 buenos; acompañados de la Escaramuza de Rancho “San Miguel” quienes derrocharon belleza, valentía y sincronización en su intervención, misma que fue del mayor agrado de los asistentes.

JUECES Y LOCUTORES:

En la ingrata labor del jueceo, se contó con la participación de “los Jueces de hierro”, don José Luis Olvera y don Pablo Baranda Bolaños Cacho, en la locución Alejandro Alcalá y Terán, don Francisco Javier Ramírez y quien esto escribe, el cual además de cumplir un deseo largamente acariciado, comparte con ustedes esta sencilla publicación, hasta la próxima y que el Supremo Caporal los llene de bendiciones.

Anuncios