Etiquetas

,

Brillante resultó la III fase de la Serie Mundial de Caladores de Caballos, además de evento importante, realizado en el lienzo charro “División del Norte” y trasciende significativamente al impulso que ofrece a niños, damas y profesionales de la disciplina, porque ellos manifiestan en total esplendor el virtuosismo en dupla con sus cabalgaduras, el dominio que luce y el alto nivel competitivo, entusiasmaron al respetable y dejaron constancia de la calidad deportiva, Juan Villaseñor -en los profesionales, Eduardo Zenteno, en infantiles- y Alejandra Olvera de Arce, sorprendieron gratamente y se llevaron los honores en esta ocasión.

Muy gratificante ver en acción a pequeños -como Eduardo Zenteno de 9 años, Carlos Julián Mier de 11 o bien, Fabián Villaseñor con 12 abriles-, la elocuencia para desplazarse desde la magna del lienzo, tomar la vertiginosa velocidad en el lomo de su caballo y entrar al rectángulo para realizar proezas, ya el solo hecho de montar y tener el valor de romper el viento y dar muestra del dominio, es un gozo, porque ni se requiere ser gran conocedor, simplemente la sensibilidad para admirar a esos chicos, esta vez fueron cinco, destacaron al doble.

Abrió Carlos Julián Mier de quien se dice adquiere mayor experiencia cada vez (???), le pagaron los jueces colegiados y de gran experiencia en estas lides, -Antonio Garduño V., Enrique Rojas F., Bulmaro Vieira, Hugo Guerrero y Rogelio Aguilar Sánchez-, 29 puntos, luego intentaría con otro caballo obtener mayor calificación, falló y fue superado claramente por Fabián Villaseñor quien condujo a “Carmelita”, yegua que le dio dividendos de 42 unidades, suficientes para clasificar, en la final declinó.

Eduardo Zenteno -de Chiapas-, pequeño, menudito, pero de gran corazón y valor, con “Lobo” logró 38 tantos y el primer lugar; en 2o. puesto, Pedro Manuel Aguilar- de Tenango del Valle, con la “güera”, arremetió con 36.31 unidades y Fabián Villaseñor cumplió con “Carmelita”, sólo que se ubicó en la tercera posición. Muy significativo, pues demuestran la entereza y determinación desde pequeños, eso es de reconocer y aplaudir al Director Deportivo del circuito -Lic. Guillermo Mora Brown- y al Director General -el Ing. Roberto Guido-, por su valioso impulso, ¡enhorabuena y que sigan los éxitos!

Abrieron con la categoría infantil, Eduardo ganó $ 2,400.00; Pedro Aguilar, $ 1,400.00 y Fabián Villaseñor, $ 1,000.00, pero lo mejor, el reconocimiento y apoyo que obtuvieron del respetable. Luego impactaron las damas, que con tremendo carácter y decisión, imponen condiciones en el lomo de sus cabalgaduras, escriben la historia plasmada de espectacularidad y entrega, también merecen la ovación, siempre impresionan gratamente, hasta “cortan la respiración” por sus arriesgados lances a “mujeriegas”, con sobrado valor…

En la categoría femenil, destacó Alejandra Olvera…

Se inscribieron ocho damas y participaron con 15 cabalgaduras, para que al final calificaran María Fernanda Pérez Carreón con 36.33 puntos, Michel Pichardo, con 37.67 y Alejandra Olvera de Arce, con 39 tantos; entre todas las participantes, experiencia y caballo hermosos que dieron hasta “más”, pero así el ánimo por conquistar puntos y buscar el honor en el deporte a caballo, se entregan en pos del triunfo y brillan, incluso hasta declinar en sus puntas, “se comen” el terreno y quedan a deber, ¡es su anhelo y muy justo!

Ya en la final, Alejandra Olvera obtuvo 36 puntos, con “Tío Luis”; logró el primer lugar y se embolsó $ 6,000.00; en el segundo lugar, Ma. Fernanda Pérez Carreón, con “Bonita”, 32.67 tantos y $ 3,600.00; el tercer lugar correspondió a Michel Pichardo, con “Suspiro”, y $ 2,400.00.

Hasta aquí todo muy interesante y espectacular, porque ambas categorías olvidan estrategias o medir el riesgo, simplemente se entregan y las consecuencias o son descalificadas -porque se pasan de velocidad y marcas- o bien, no logran el objetivo, porque este deporte es de apreciación y “circunstancial”, no tiene medición precisa, es dominio y comunión de jinete y caballo, lo demás, trasciende por virtudes de ambos, ¡así es el binomio jinete-cabalgadura!

Los profesionales, cumplidores, otros faltistas…

El deporte tiene de todo, en el ámbito charro se dan así las cosas, en tanto unos cumplen -como Gustavo Moreno, Juan Villaseñor, Antonio Díaz, Víctor Aguilar, Miguel Ángel Vega y Francisco Zermeño-, otros simplemente toman un sitio en el programa, pero brillan por su ausencia, dejan mala imagen en el evento y eso molestó de sobremanera al Director de la Serie Mundial de Caladores de Caballos, el Ing. Roberto Guido, toda vez que el evento tiene el aval de la FMCh y además del “extrañamiento”, se les llamará la atención o quizá hasta se les llegara a sancionar, que sería un buen precedente, claro.

La historia reveló las grandes cualidades de todos y en lo particular, pues formaron binomios excepcionales, sólo que también ése afán por “comerse la distancia” en las punta-rayas, les provocó a varios de ellos la descalificación de la faena, aunque les benefició haber participado hasta con dos cabalgaduras, por ello calificaron a la final, Gustavo Moreno, con “Carmelita” y 43 puntos; Juan Villaseñor, con “Kiko” y 45.33 puntos y en tercero, Miguel Ángel Vega, con “Palomina” y 42 puntos.

Cada quien hizo los méritos suficientes y al final -muy disputada y hasta impugnada-, Juan Villaseñor totalizó 25.33 puntos (no tuvo punta) y obtuvo el primer lugar, con bolsa de $ 11,800.00; en la segunda posición, Gustavo Moreno, ganó 25.33 puntos y $ 6,600.00 y en tercer puesto, Miguel Ángel Vega, 25 totales y $ 3,900.00, para que cuarto lugar obtuviera Gustavo Moreno $ 2,600.00. El quinto puesto -de los que clasificarían-, quedó desierto. Todos los ganadores -niños, damas y profesionales ganaron: Hebilla conmemorativa, Moña al caballo y el premio en metálico. ¡Felicidades!

Anuncios